Entrevista Pastor Cesar Castellanos aclarando muchas dudas

Gracias a Televisión Enlace, contamos con una maravillosa entrevista realizada a nuestro Pastor Cesar Castellanos en la que aclara todas las dudas que existen en cuanto al G12, antes de hacerse un prejuicio, dese un tiempo de ver este programa.


 
Para ver la segunda parte de la entrevista visite acá
http://www.enlace.org/aqui-entre-nos-11-agosto-2011/

Un manotazo por comer una empanada….

No creo ser de aquellos que suelen pasarles cosas tan graves en la vida como las de aquellos que viven sin esperanza, y aunque hay veces que uno merece ser reprendido por hacer o decir cosas indebidas, hay otras veces en que uno no entiende nada, y solo se espera por la misericordia de Dios.
Comiendo una empanada napolitana frente a un teatro donde estuve ayudando con las luces y audio, aparece alguien de repente y comienza a gritarme groserías y cosas indecibles, de la nada comienza con sus larga lista de amenazas,  pacíficamente trataba de calmarlo- ¿estará drogado?- pensé;  lentamente me levanté con mi empanada aún sin terminar, y tratando de evadirlo me arrebató el móvil que tenía en una mano y lo lanzó al medio de la calle, pensando éste que llamaría quizás a carabineros. Tranquilamente lo recojo y de pronto un manotazo en mi cara que me dejó algo aturdido, no podía convencerme lo que estaba pasando.
Empiezo a reprender al enemigo de mi alma en oración, pero en un momento a otro cuando intentaba digerir lo que me quedaba de empanada y avanzar a guarecerme dentro de un lugar con mas gente, recibo otro manotazo y una de esas patadas en mi entrepiernas que te dejan sin aire, más amenazas lanzó si trataba de llamar a carabineros.

Entré al café, y mientras clamaba a Dios, mi alma entró en un conflicto, deseos de llorar, y en mi mente decía: ¿Qué pasó Dios? ¿De que me perdí? Todo fue rápido y violento en menos de 5 minutos. Por instante recordaba las veces que sufrí bullying en mi colegio cuando pequeño, o cuando me culpaban de cosas que no había hecho… hasta que de pronto las imágenes de Jesucristo siendo golpeado injustamente, por causa de la rebelión de una raza pervertida y degenerada por el pecado vinieron a mi mente, y entonces guardé silencio, y esperé en el Señor.

Llamé a carabineros desde el café  pero nadie respondía. Hasta que comprendí que ese complicado momento estaba en las manos de mi Señor. Él fue mi defensa y protección, y mi vida fue perdonada y restaurada.

No suelo contar estas cosas abiertamente, pero pienso en todos aquellos que como yo han pasado por momentos en que espíritus inmundos intentan destruirnos por la causa del Evangelio de Jesucristo, ya sea porque en algún momento abrimos brechas a éste y no las cerramos mediante la confesión y el  arrepentimiento, o simplemente porque se predica el Reino de los cielos Sobrenatural; sé que Satanás está enfurecido conmigo porque le estoy arrebatando almas del infierno, pero no le tengo miedo, la Sangre de Jesucristo me cubrió, y fue librada mi vida de la muerte.

Y ahora hay un cántico nuevo brotando en mi interior…

¡Dejen de fastidiar…..!

¡dejen de fastidiar con el 21 de diciembre, por favor!
están igual de medievales como los que pensaron que con la peste negra en Europa en el siglo XIV era el fin del mundo, arreglen las cosas de su alma , paguen sus deudas, perdonen y pidan perdón por las tonteras que se dicen o hacen unos a otros, sigan trabajando con esmero, planifiquen sus proyectos para el 2013, sigan estudiando, hagan deporte y cultiven un arte, amen a sus hijos y/o padres, ayuden a los necesitados y sigan acudiendo a sus comunidades de fe para acercarse a la plenitud del Espíritu.

“… amados hermanos, ¡Cuidado!…”

‎”Por lo tanto, amados hermanos, ¡cuidado! Asegúrense de que ninguno de ustedes tenga un corazón maligno e incrédulo que los aleje del Dios vivo. Adviértanse unos a otros todos los días mientras dure ese «hoy», para que ninguno sea engañado por el pecado y se endurezca contra Dios. Pues, si somos fieles hasta el fin, confiando en Dios con la misma firmeza que teníamos al principio, cuando creímos en él, entonces tendremos parte en todo lo que le pertenece a Cristo. (Heb.3:12-14 NTV)

Murmura de tu prójimo, como murmuras de ti mismo…

Publique este post en el 2008, y siento compartirlo nuevamente con uds., estamos en un mes especial, y declaro que es un tiempo de restauración y unidad. Oremos para que toda la iglesia de Jesucristo sea redargüida por el Espiritu Santo a buscar la unidad en la fe, en propósito, en amor, y veamos como se manifiesta el Poder de Dios en nuestras naciones por abrir los cielos con nuestro quebranto, clamor, humildad y arrepentimiento.:

“Hace más de un año atrás publique el artículo “de lenguas bífidas y de los basureros”, y trate de exponer al menos 2 elementos que mueven a las personas a desarrollar un lenguaje difamatorio y en pro de la descalificación y mentira. Aun con los revuelos que puede causar en la blogosfera desde entonces, y aún en foros de opinión, mantenemos y reafirmamos que la murmuración, además de corromper la libertad de expresión, es pecado.

La santidad de la vida no solo se expresa en el respeto a los demás como seres creados de modo único e irrepetible, tocados desde el embrión por el dedo de Dios, formados para disfrutar de esa “identidad” propia y darnos cuentas que en las desiciones cotidianas podemos ser “como dioses”, creando arte, fructificando la tierra, influyendo en las conductas y formas de pensar de toda una sociedad, se expresa además en la visión que el ser humano tiene de sí mismo. Con algo sin valor, como puede ser un monton de tierra, Dios crea algo con extraordinario, una maravillosa reproducción “fiel a su diseño original” (Dios mismo).

La murmuración, en el mundo natural- porque respecto del mundo que no se ve con los ojos de la razón, existen interpretaciones sobre la rebelión cosmica en que el mismo ángel de Luz, Lucifer, inició la resistencia contra Dios en base a la murmuración– partió en el mismo ser humano conversando con “aquel que pervierte la sabiduría”. El hombre no solo pretende probar un nuevo fruto, desea comprobar la “verdad” profetizada engañosamente por aquella entidad rastrera, entonces se cuestiona en su dignidad, cree que merece también tener lo que Dios tiene, el pensamiento meritocrático le impulsa a dar la primera mordida- al fin y al cabo hay un mandato permisivo (en el sentido que es él quien decide el cómo hacerlo, pues goza del libre albedrío) del Creador “fructificaos…multiplicaos… señoread la tierra… sojuzgadla”, y ahí en medio de su corazón se siente un “dios” por sus méritos y facultades superiores sobre toda la raza humana, sobre los reinos de la tierra, sobre la vida, sobre la muerte.

Murmurarmos de nosotros mismos cuando comenzamos a envidiar a otros, hablamos mal de nosotros con nuestra “voz interior” cuando reconocemos que otro es “mejor cristiano” (como si hubiera categorías de cristianos, sencillamente un “mal cristiano” no es cristiano ¿Para que poner esas calificaciones si no existen una santidad con algo de pecado ni pecado con algo de santidad?, cuando desea lo que el otro tiene para no “sentirse” menos, cuando cree que sus capacidades  son mejores que las de otros, cuando sólo cree en sí mismo para obtener lo que desea, entonces, la humanidad se degenera, se disgrega, compite en perjuicio de los otros, y en perjuicio de si mismos, cuales castillos feudales se crean feudos en torno al fruto que nos “abrió los ojos” a la ¿verdadera realidad?. Pulula la creencia de mente en mente  de que la única forma de salvar a la raza humana es transformándonos de modo absoluto e indiscutible en Paladines justicieros, Heroes de la fé, en Ministros Ungidos con la pentaunción (sabiéndo a drede que la lucha no es nuestra, ni siquiera son nuestras las fuerzas las que operan en medio de la oscuridad, Zacarías 4:6b)entonces el amor propio se transforma en nuestra soberbia, y perdemos el sentido de lo que es verdaderamente digno, de lo verdaderamente honorable, de lo verdaderamente noble (Filipenses 4:8)

Amar al projimo como a nosotros mismos no trata solo con hacer buenas obras a los demás, abnegarnos de modo que vivamos bajo el perjuicio de la circunstancias en beneficio de los demás. La regla de oro (Mateo 7:12), ahora vista hacia nosotros se aplica analógicamente cuando intentamos hacer a los demás lo que queremos que nos hagan , pero cuando estamos solos en la calle, ¿Qué queremos hacernos a nosotros mismos? Porque el amor propio no se basa solo en cuidar de nuestra salud o mejorar nuestra calidad de vida, se trata además en  mantener nuestro cuerpo como un templo de la virtud y de carácter (1 Cor. 6:19), buscando la medida equilibrada de autoestima como la de Aquel que es Amor (Filipenses 2:3), y presentarnos ante nosotros mismos, ante Dios y ante los demás como seres auténticos, espontáneos, y reales.

La murmuración no nace en Dios, no nace en la boca, no nace en los libros, nace en el corazón del que alcanzo la cumbre de los “dioses” y se sentó en el mismo trono de algún “Zeuz”, en la soberbia de creerse indispensables para recuperar esa santidad de la vida, alejados de otros, sintiendose fuertes, autosuficientes. Porque existen los “Paladines” con buenas intenciones, ganan mil batallas pero las condecoraciones de la humanidad no hacen sino poner pesadas armaduras confeccionadas en las herrerías de Saul. (1 Samuel 17:38-39)

Al final del día, algunos cuando están solos en el baño, lavandose los dientes y mirando si alguna arruga a aparecido en la cara, miran al espejo y se encuentran consigo mismos, sin etiquetas ni jinetas, si no obtuvieron  lo que querían desde hace mucho sienten como algo miserable desde su interior reluce, la frustación aparece y la vanidad de su propia manera de vivir aparecen con un fulgor opaco, piensan en el vecino, en el consiervo, en otros que tienen todo sin hacer mucho, y en lo que ellos no tienen haciendo mucho.

Sí, la murmuración es una cuestion seria, es pecado, la semilla fue puesta por “aquellas  zorras que hechan a perder las viñas” (Cantares 2: 15), no predecimos el tiempo de su siembra, solo nos damos cuenta cuando hemos dado de comer del fruto del Paraíso a otros que están al acceso de nuestras palabras, y vemos como se “transforman en pequeños dioses”, solo sabemos que hay cizaña en el campo de trigo cuando la vemos crecer junto a la espiga, o cuando alguien vio al malvado sembrarla encubiertamente, murmuras y delatas las intenciones de tu corazón, y te desmereces frente a los demás por usar el camino fácil a la destrucción, y así se cumplen las palabras dichas por la serpiente antigua en el pasado, y hoy su voz hace eco en medio del huerto de cada uno un nuevo mandamiento :

“murmura de tu prójimo, como murmuras de ti mismo”

Mujeres que participaron activamente en el ministerio de la iglesia primitiva

(tomado de El Cayado del Pastor)

LAS MUJERES GENTILES Y EL EVANGELIO
Las primeras personas en recibir a los misioneros cristianos en Europa: a Pablo y Silas, fueron un grupo de mujeres de oración. “Y un día de reposo salimos fuera de la puerta, junto al río, donde solía hacerse la oración; y sentándonos, hablamos a las mujeres que se habían reunido” (Hch 16:13).

Esas mujeres fueron los miembros fundadores de la iglesia de Filipo. Lea Filipenses 4:1-3 respecto a ello. Aquí se mencionan a las mujeres que “…laboraron con Pablo en el evangelio”. Sin duda alguna, la disputa que emergió entre esas mujeres se debió al conflicto surgido por los papeles de su liderazgo.

1. Lidia
La historia de esta mujer extraordinaria es digna de ser considerada. Ella fue la primera convertida en Europa.

“Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios, estaba oyendo; y el Señor abrió el corazón de ella para que estuviese atenta a lo que Pablo decía” (Hch 16:14).

Ella era una mujer que aparentemente se veía saludable. Tenía un hogar lo suficientemente grande como para acomodar a su propia familia, y también tenía recámaras para hospedar a Pablo y a Silas. “Y cuando fue bautizada, y su familia, nos rogó diciendo: Si habéis juzgado que yo sea fiel al Señor, entrad en mi casa, y posad…” (Hch 16:15).

Más tarde, en el ministerio en Filipo, Pablo y Silas fueron encarcelados. El terremoto los libertó. Lidia dio la bienvenida en su hogar a esos apóstoles heridos y azotados para que descansaran y se recuperaran.

“Entonces, saliendo de la cárcel, entraron en casa de Lidia, y habiendo visto a los hermanos, los consolaron, y se fueron” (Hch 16:40).

El historiador Eusebio indica en sus escritos que ella dirigió a la iglesia de Filipo por un tiempo. Puede ser que uno de estos versículos haga referencia de Lidia: “Asimismo te ruego… que ayudes a éstas que combatieron juntamente conmigo en el evangelio…” (Fil 4:3).

Como vendedora de púrpura (color de la realeza en las naciones occidentales), se ha dicho que ella tenía buenos contactos entre las familias más influyentes del Imperio Romano. Ella aprovechó esa ventaja para difundir el evangelio a esas familias ricas de gran influencia política.

Lidia fue realmente como la mujer virtuosa de Proverbios 31.

2. Priscila
Ella fue quien le explicó “más exactamente el camino de Dios” (Hch 18:24-28) al poderoso predicador Apolos. Esto es asombroso, ya que Apolos es descrito como “varón elocuente, poderoso en las Escrituras…” (Hch 18:24). Es todavía más asombroso cuando la Iglesia moderna de hoy no permite que las mujeres ni siquiera hablen en algunas iglesias.

3. Las Cuatro Hijas De Felipe
“…saliendo Pablo y los que con él estábamos, fuimos a Cesarea… a la casa de Felipe el evangelista… y posamos con él. Éste tenía cuatro hijas doncellas que profetizaban” (Hch 21:8, 9).

Aparentemente Felipe no sabía que no se le permitía a las mujeres orar ni profetizar, como la Iglesia moderna enseña. Su amada familia fue un modelo de espiritualidad y orden santo.

Estoy seguro de que Felipe conoció las promesas: “…mi Espíritu derramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos” (Is 44:3).

“Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán… vuestras hijas” (Jl 2:28).

“Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y vuestras hijas profetizarán…” (Hch 2:17).

“Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno… para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos…” (Hch 2:38, 39).

Fue por eso que Felipe aceptó esas promesas bíblicas para sus hijas, y una gloriosa unción profética descendió sobre ellas. Las hijas de Felipe hacían lo que la Biblia dice: ellas profetizaban.

4. Febe
En la iglesia de Cencreas, había una diaconisa llamada Febe, de quien Pablo dijo: “…porque ella ha ayudado a muchos…” (Ro 16:2). El historiador Eusebio, dice que ella supervisaba dos iglesias y viajó extensamente en el ministerio.

5. Junias 
Junias es un nombre femenino en griego. Ella fue llamada un apóstol. “Saludad a Andrónico y a Junias… los cuales son muy estimados entre los apóstoles…” (Ro 16:7).

Note que la palabra griega HOS, traducida LOS CUALES, incluye el género masculino y femenino. Así que, cuando Pablo dice: “LOS CUALES son muy estimados entre los apóstoles”, está incluyendo a Andrónico y a JUNIAS.

La palabra griega hos, es usada en este versículo: “Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios…” (1 P 3:5).

Esta es una evidencia convincente respecto a que uno de los 22 apóstoles mencionados en el Nuevo Testamento era una mujer.

6. Evodia Y Síntique
Evodia y Síntique eran líderes espirituales en la iglesia de Filipo. Pablo dijo: “…que ayudes a éstas que combatieron juntamente conmigo en el evangelio, con Clemente también y los demás colaboradores…” (Fil 4:3).

Cuando Pablo habla de esas mujeres como “mis colaboradoras”, quiere decir que estaban haciendo una obra similar a la que Pablo había hecho.

7. La Dama Elegida
“El anciano a la señora elegida y a sus hijos, a quienes yo amo en la verdad…” (2 Jn 1:1).

Cuando uno medita en la carta del Apóstol Juan a la SEÑORA elegida, es evidente que era una líder espiritual de prominencia y autoridad.
La terminología “SEÑORA” viene de la raíz griega KURIA, que es la forma femenina de KURIOS: significa un título de respeto: ” suprema en autoridad” (en este contexto, probablemente se refiere a ella como la Pastora Anciana de la iglesia de su casa).

Juan le encarga la responsabilidad de cuidar la integridad doctrinal personal (y por implicación, de la iglesia que se congrega en su hogar). “Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido!” (2 Jn 1:10).

Este sería el papel normalmente asociado con un ANCIANO en la iglesia (Hch 20:17; 28:31). Podríamos entonces concluir que ella ocupaba el papel o posición de un pastor o una diaconisa.

8. Jezabel, La Falsa Profetisa
La iglesia de Tiatira recibió una amonestación severa de parte del Cristo resucitado: “Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos” (Ap 2:20).

Podemos aprender varias lecciones de este incidente.

a. Reprendida Por La Inmoralidad. Si Jesús y los apóstoles no hubieran permitido a las mujeres que fueran “profetisas” en la Iglesia, ¿por qué había una en esta iglesia? La reprensión fue por la inmoralidad y la asociación con la idolatría, no por el hecho de reclamar que fuera una profetisa.

b. Reprendida Por Enseñar Doctrinas Falsas. Si Jesús y los apóstoles no permitían que las mujeres “enseñaran” en la Iglesia, ¿por qué Jezabel enseñaba? La reprensión fue porque ella estaba enseñando falsedades, y no por el hecho de que enseñara a la Iglesia.

La Credencial para pastores ofrecida por el Gobierno transgrede la Ley de Libertad de Culto en Chile.

La credencial para pastores expedida por el Gobierno transgrede un principio fundamental de los bautistas, y de la iglesia protestante en general: “La Separación de la iglesia del Estado“, e incluso es inconstitucional. El “enrolamiento” constituye un acto que transgrede la libertad de culto y la facultad de las entidades religiosas reconocidas para el ejercicio del mismo en cualquier lugar, si bien la ley de culto autoriza al Presidente de la República de Chile para dictar un reglamento que regule el acceso a establecimiento de salud, el obligar a un ministro de culto a portar el “carnet del Estado” como aval de su investidura, constituye una vulneración al artículo 13 de la Ley N° 19.638, atendido que estaría pasando por alto las propias credenciales que la entidad emite para reconocer a sus propios ministro de culto frente a los entes públicos como privados.

La posibilidad de entregar una credencial está determinada como facultativo de la Unidad de Acompañamiento  Espiritual de cada establecimiento de salud (Artículo 8° inciso final del Decreto N°94 del 2007 del Ministerio de Salud), entendiéndose el uso regular de estas credenciales como el que existen en las reparticiones públicas para individualizar a las visitas, y que para este caso, individualizaría al ministro de culto. En el mismo reglamento se reafirma la acreditación dada por la propia entidad religiosa para ingresar:

“Las organizaciones religiosas que deseen prestar asistencia religiosa deberán concurrir al establecimiento pertinente y presentar los documentos que acrediten debidamente su existencia, tales como la vigencia de su personalidad jurídica, el hecho de encontrarse inscritas en el Registro de Entidades de Derecho Público del Ministerio de Justicia o de corresponder a alguna de aquellas a que se refiere el artículo 20 de la ley Nº 19.638 que hayan sido reconocidas, entre otros medios legales idóneos.

 Sin perjuicio de lo dispuesto en el inciso primero, las entidades religiosas podrán acreditar excepcionalmente para el cumplimiento de las funciones a que se refiere el presente Reglamento, y de manera fundada a religiosos o laicos que no hayan recibido el ministerio de pastor, sacerdote o ministro de culto. (Artículo 10 párrafos finales)

Note que la vigencia pedida para acreditar al ministro de culto esta dada en la práctica, por el extracto publicado en el Diario Oficial, lo que debe ser respetado por los establecimientos de salud ( Y por cualquier otra institución que desee tener un documento que avale a la iglesia como jurídicamente validada ante la ley, porque aun existen bancos que ponen trabas a las iglesias pidiéndoles un “certificado de vigencia”, el cual NO EXISTE para las iglesias con personalidad jurídica de derecho público), y solo a modo ejemplar, ya que permite que la entidad religiosa elabore un documento, como es una credencial pastoral, para acreditar al pastor como autoridad de asistencia espiritual. Y es lo que debe exigirse por cada pastor o ministro de culto, y no dejar que el Gobierno determine la calidad de ministro de culto mediante estas credenciales y enrolamiento en el aludido sistema.

“Artículo 11º: No se podrá denegar la solicitud de acceso a aquellos ministros de culto, sacerdotes, rabinos, pastores y diáconos para la visita de un paciente de su misma organización religiosa que haya solicitado su asistencia, salvo las restricciones fundadas en razón de las necesidades de funcionamiento del establecimiento hospitalario y en conformidad a los horarios de atención habitual. Para los casos de urgencia que requieran de asistencia religiosa se deberá facilitar el acceso de dichos ministros de culto, sacerdotes, rabinos, diáconos y pastores.

Las demás personas que deseen prestar asistencia religiosa, deberán presentar ante el encargado de la respectiva Unidad de Acompañamiento Espiritual, una carta de presentación de la autoridad competente de la propia organización religiosa, debiendo conservarse copia en el archivo de la Unidad de Acompañamiento Espiritual…”

Sin embargo, las credenciales ofrecidas en el mensaje presidencial, están siendo expedidas por medio del Sistema de Acreditación Nacional de Ministros de Culto por Orden del Presidente de la República, como una forma de cumplir con uno de los 30 compromisos  ofrecidos por éste para el mundo evangélico, es decir, se transgrede una Ley a partir de una proclama política. Si en principio es respecto de establecimientos de salud, imaginemos que será mañana respecto de otro tipo de establecimientos que limitarán su acceso a partir de esta autorización adicional, que no toma en cuenta la Ley 19.638.

El artículo 6 °de la Ley 19.638 señala en uno de sus párrafos:

La forma y condiciones del acceso de pastores, sacerdotes y ministros del culto, para otorgar asistencia religiosa en recintos hospitalarios, cárceles y lugares de detención y en los establecimientos de las Fuerzas Armadas y de las de Orden y Seguridad, serán reguladas mediante reglamentos que dictará el Presidente de la República, a través de los Ministros de Salud, de Justicia y de Defensa Nacional, respectivamente” . Okey, la credencial facilitaría el reconocimiento de autoridades espirituales, pero la emisión de las mismas no se encuentra reglamentada en ningun tipo de reglamento, constituyendo un acto administrativo (mero instructivo) que transgrede incluso, el propio reglamento del 2007  del Ministerio de Salud en comento.

¿Las credenciales expedidas por entidades religiosas reconocidas por el Estado carecerían de valor ante entidades públicas entonces? En principio, sí, lo que resulta un contrasentido si la propia Ley 19.638 le reconoce validez a las certificaciones o acreditaciones expedidas por esta ” Artículo 13. Los ministros de culto de una iglesia, confesión o institución religiosa acreditarán su calidad de tales mediante certificación expedida por su entidad religiosa, a través de la respectiva persona jurídica, y les serán aplicables las normas de los artículos 360, Nº. 1º; 361, Nºs. 1º y 3º, y 362 del Código de Procedimiento Civil, así como lo establecido en el artículo 201, Nº. 2º, del Código de Procedimiento Penal.”

En principio, aquel que desee asistencia religiosa de un ministro de culto en un recinto de salud, y si no posee dicha credencial, no podría ingresar a ofrecerlo, salvo el procedimiento burocratico del sistema de salud para ingresar.

Hoy por hoy no bastaría una credencial emitida por la entidad religiosa reconocida por el Estado, sino que un carnet con el sello del Gobierno de turno que lo reconoce como ministro de culto. Esto me parece totalmente ilegal, arbitrario e inconstitucional ¿Qué de la vigencia y reconocimiento ante el Estado  de la personalidad jurídica de derecho público de una iglesia establecida por la Publicación del Extracto? ¿Y que de la potestad de las propias iglesias para ordenar a sus ministros de culto y darles el reconocimiento que los acredite frente a  otras personas naturales y jurídicas? Es que bastaba solamente una orden general del Presidente para que sea recibido en las reparticiones publicas, de salud, de educación, etc., aquel ministro de culto debidamente acreditado por su propia institución (obviamente reconocida jurídicamente por el Estado) y de esta manera, reforzar el cumplimiento de la Ley de culto, no su desconocimiento mediante una acreditación superior a la que ya tenían de su iglesia o denominación.

El carnet dado por el Gobierno está desconociendo completamente la acreditación que la propia entidad religiosa con personalidad jurídica de derecho público (y privado) da a sus ministros de culto, cometiendo un acto de discriminación a los propios ministros de culto, porque quien tiene un carnet del Gobierno tiene “más autoridad” para ingresar a un establecimiento de salud respecto de uno que solo tiene una credencial expedida por su propia entidad o denominación. ¿Ahora habrá rangos de ministros de culto para el Gobierno?

El Gobierno creó hace poco el Sistema de Acreditación Nacional de Ministros de Culto, dependiente de la ONAR (Oficina Nacional de Asuntos Religiosos, que a su vez depende de la Secretaría General de la Presidencia, lo que me parece ser una repartición redundante, pero eso es harina de otro costal) que resultaría como una especie de base de datos de estos para fines estadísticos y como dice su nombre: Acreditación. No obstante, debe tenerse presente que esto no es sino un control explícito sobre quienes tienen libertad para ejercer un culto dentro del país, en especial, dentro de recintos de salud ¿A caso no ha sido suficiente toda la información que se ingresa al departamento de entidades religiosas del Ministerio de Justicia, y que además, en la providencia que ordena la publicación del Extracto para la validez de la personalidad jurídica obtenida, indica que debe acompañarse  una copia de su publicación en el DO y solicita los datos personales del  ministro de culto para dar validez al matrimonio religioso frente al civil?¿Hay dos bases de datos para el ministro de Culto (la del Ministerio de Justicia y ahora la del Ministerio de Salud gracias a?

Entonces ¿Quién acredita al Pastor? ¿El Estado o la propia entidad religiosa?
Primero, el Estado da un reconocimiento legal a las iglesias mediante la personalidad jurídica de derecho público a fin de que las iglesias tengan igualdad ante Él.

Segundo, el Estado avala mediante la Ley de culto, que es la propia entidad religiosa la que acredita a sus ministros de Culto, entonces ¿Cual es la verdadera intención que hay detrás del Sistema de Acreditación Nacional de Ministros de Culto, evitar la discriminación de estos ante diversas entidades o personas? ¿No será que el Gobierno, o el sutil Opus Dei, están limitando la Libertad de Culto por la cual el pueblo evangélico lucho tanto, mediante exigencias y restricciones  disfrazadas con el discurso político “pro igualdad de las iglesias” para ingresar a establecimientos de salud, que no hacen sino pasar por alto el valor jurídico de las acreditaciones que da una organización religiosa a sus pastores o líderes? Sinceramente, pienso esto último. Y pronto tendremos una nueva Constantinopla…

No acepte el “enrolamiento” forzoso, o permitirá que Alguien Más gobierne la iglesia…

(Pronto, sobre el uso de la personalidad juridica de derecho público para realizar actividades lucrativas, abusando de la Ley de Culto)