La Credencial para pastores ofrecida por el Gobierno transgrede la Ley de Libertad de Culto en Chile.

La credencial para pastores expedida por el Gobierno transgrede un principio fundamental de los bautistas, y de la iglesia protestante en general: “La Separación de la iglesia del Estado“, e incluso es inconstitucional. El “enrolamiento” constituye un acto que transgrede la libertad de culto y la facultad de las entidades religiosas reconocidas para el ejercicio del mismo en cualquier lugar, si bien la ley de culto autoriza al Presidente de la República de Chile para dictar un reglamento que regule el acceso a establecimiento de salud, el obligar a un ministro de culto a portar el “carnet del Estado” como aval de su investidura, constituye una vulneración al artículo 13 de la Ley N° 19.638, atendido que estaría pasando por alto las propias credenciales que la entidad emite para reconocer a sus propios ministro de culto frente a los entes públicos como privados.

La posibilidad de entregar una credencial está determinada como facultativo de la Unidad de Acompañamiento  Espiritual de cada establecimiento de salud (Artículo 8° inciso final del Decreto N°94 del 2007 del Ministerio de Salud), entendiéndose el uso regular de estas credenciales como el que existen en las reparticiones públicas para individualizar a las visitas, y que para este caso, individualizaría al ministro de culto. En el mismo reglamento se reafirma la acreditación dada por la propia entidad religiosa para ingresar:

“Las organizaciones religiosas que deseen prestar asistencia religiosa deberán concurrir al establecimiento pertinente y presentar los documentos que acrediten debidamente su existencia, tales como la vigencia de su personalidad jurídica, el hecho de encontrarse inscritas en el Registro de Entidades de Derecho Público del Ministerio de Justicia o de corresponder a alguna de aquellas a que se refiere el artículo 20 de la ley Nº 19.638 que hayan sido reconocidas, entre otros medios legales idóneos.

 Sin perjuicio de lo dispuesto en el inciso primero, las entidades religiosas podrán acreditar excepcionalmente para el cumplimiento de las funciones a que se refiere el presente Reglamento, y de manera fundada a religiosos o laicos que no hayan recibido el ministerio de pastor, sacerdote o ministro de culto. (Artículo 10 párrafos finales)

Note que la vigencia pedida para acreditar al ministro de culto esta dada en la práctica, por el extracto publicado en el Diario Oficial, lo que debe ser respetado por los establecimientos de salud ( Y por cualquier otra institución que desee tener un documento que avale a la iglesia como jurídicamente validada ante la ley, porque aun existen bancos que ponen trabas a las iglesias pidiéndoles un “certificado de vigencia”, el cual NO EXISTE para las iglesias con personalidad jurídica de derecho público), y solo a modo ejemplar, ya que permite que la entidad religiosa elabore un documento, como es una credencial pastoral, para acreditar al pastor como autoridad de asistencia espiritual. Y es lo que debe exigirse por cada pastor o ministro de culto, y no dejar que el Gobierno determine la calidad de ministro de culto mediante estas credenciales y enrolamiento en el aludido sistema.

“Artículo 11º: No se podrá denegar la solicitud de acceso a aquellos ministros de culto, sacerdotes, rabinos, pastores y diáconos para la visita de un paciente de su misma organización religiosa que haya solicitado su asistencia, salvo las restricciones fundadas en razón de las necesidades de funcionamiento del establecimiento hospitalario y en conformidad a los horarios de atención habitual. Para los casos de urgencia que requieran de asistencia religiosa se deberá facilitar el acceso de dichos ministros de culto, sacerdotes, rabinos, diáconos y pastores.

Las demás personas que deseen prestar asistencia religiosa, deberán presentar ante el encargado de la respectiva Unidad de Acompañamiento Espiritual, una carta de presentación de la autoridad competente de la propia organización religiosa, debiendo conservarse copia en el archivo de la Unidad de Acompañamiento Espiritual…”

Sin embargo, las credenciales ofrecidas en el mensaje presidencial, están siendo expedidas por medio del Sistema de Acreditación Nacional de Ministros de Culto por Orden del Presidente de la República, como una forma de cumplir con uno de los 30 compromisos  ofrecidos por éste para el mundo evangélico, es decir, se transgrede una Ley a partir de una proclama política. Si en principio es respecto de establecimientos de salud, imaginemos que será mañana respecto de otro tipo de establecimientos que limitarán su acceso a partir de esta autorización adicional, que no toma en cuenta la Ley 19.638.

El artículo 6 °de la Ley 19.638 señala en uno de sus párrafos:

La forma y condiciones del acceso de pastores, sacerdotes y ministros del culto, para otorgar asistencia religiosa en recintos hospitalarios, cárceles y lugares de detención y en los establecimientos de las Fuerzas Armadas y de las de Orden y Seguridad, serán reguladas mediante reglamentos que dictará el Presidente de la República, a través de los Ministros de Salud, de Justicia y de Defensa Nacional, respectivamente” . Okey, la credencial facilitaría el reconocimiento de autoridades espirituales, pero la emisión de las mismas no se encuentra reglamentada en ningun tipo de reglamento, constituyendo un acto administrativo (mero instructivo) que transgrede incluso, el propio reglamento del 2007  del Ministerio de Salud en comento.

¿Las credenciales expedidas por entidades religiosas reconocidas por el Estado carecerían de valor ante entidades públicas entonces? En principio, sí, lo que resulta un contrasentido si la propia Ley 19.638 le reconoce validez a las certificaciones o acreditaciones expedidas por esta ” Artículo 13. Los ministros de culto de una iglesia, confesión o institución religiosa acreditarán su calidad de tales mediante certificación expedida por su entidad religiosa, a través de la respectiva persona jurídica, y les serán aplicables las normas de los artículos 360, Nº. 1º; 361, Nºs. 1º y 3º, y 362 del Código de Procedimiento Civil, así como lo establecido en el artículo 201, Nº. 2º, del Código de Procedimiento Penal.”

En principio, aquel que desee asistencia religiosa de un ministro de culto en un recinto de salud, y si no posee dicha credencial, no podría ingresar a ofrecerlo, salvo el procedimiento burocratico del sistema de salud para ingresar.

Hoy por hoy no bastaría una credencial emitida por la entidad religiosa reconocida por el Estado, sino que un carnet con el sello del Gobierno de turno que lo reconoce como ministro de culto. Esto me parece totalmente ilegal, arbitrario e inconstitucional ¿Qué de la vigencia y reconocimiento ante el Estado  de la personalidad jurídica de derecho público de una iglesia establecida por la Publicación del Extracto? ¿Y que de la potestad de las propias iglesias para ordenar a sus ministros de culto y darles el reconocimiento que los acredite frente a  otras personas naturales y jurídicas? Es que bastaba solamente una orden general del Presidente para que sea recibido en las reparticiones publicas, de salud, de educación, etc., aquel ministro de culto debidamente acreditado por su propia institución (obviamente reconocida jurídicamente por el Estado) y de esta manera, reforzar el cumplimiento de la Ley de culto, no su desconocimiento mediante una acreditación superior a la que ya tenían de su iglesia o denominación.

El carnet dado por el Gobierno está desconociendo completamente la acreditación que la propia entidad religiosa con personalidad jurídica de derecho público (y privado) da a sus ministros de culto, cometiendo un acto de discriminación a los propios ministros de culto, porque quien tiene un carnet del Gobierno tiene “más autoridad” para ingresar a un establecimiento de salud respecto de uno que solo tiene una credencial expedida por su propia entidad o denominación. ¿Ahora habrá rangos de ministros de culto para el Gobierno?

El Gobierno creó hace poco el Sistema de Acreditación Nacional de Ministros de Culto, dependiente de la ONAR (Oficina Nacional de Asuntos Religiosos, que a su vez depende de la Secretaría General de la Presidencia, lo que me parece ser una repartición redundante, pero eso es harina de otro costal) que resultaría como una especie de base de datos de estos para fines estadísticos y como dice su nombre: Acreditación. No obstante, debe tenerse presente que esto no es sino un control explícito sobre quienes tienen libertad para ejercer un culto dentro del país, en especial, dentro de recintos de salud ¿A caso no ha sido suficiente toda la información que se ingresa al departamento de entidades religiosas del Ministerio de Justicia, y que además, en la providencia que ordena la publicación del Extracto para la validez de la personalidad jurídica obtenida, indica que debe acompañarse  una copia de su publicación en el DO y solicita los datos personales del  ministro de culto para dar validez al matrimonio religioso frente al civil?¿Hay dos bases de datos para el ministro de Culto (la del Ministerio de Justicia y ahora la del Ministerio de Salud gracias a?

Entonces ¿Quién acredita al Pastor? ¿El Estado o la propia entidad religiosa?
Primero, el Estado da un reconocimiento legal a las iglesias mediante la personalidad jurídica de derecho público a fin de que las iglesias tengan igualdad ante Él.

Segundo, el Estado avala mediante la Ley de culto, que es la propia entidad religiosa la que acredita a sus ministros de Culto, entonces ¿Cual es la verdadera intención que hay detrás del Sistema de Acreditación Nacional de Ministros de Culto, evitar la discriminación de estos ante diversas entidades o personas? ¿No será que el Gobierno, o el sutil Opus Dei, están limitando la Libertad de Culto por la cual el pueblo evangélico lucho tanto, mediante exigencias y restricciones  disfrazadas con el discurso político “pro igualdad de las iglesias” para ingresar a establecimientos de salud, que no hacen sino pasar por alto el valor jurídico de las acreditaciones que da una organización religiosa a sus pastores o líderes? Sinceramente, pienso esto último. Y pronto tendremos una nueva Constantinopla…

No acepte el “enrolamiento” forzoso, o permitirá que Alguien Más gobierne la iglesia…

(Pronto, sobre el uso de la personalidad juridica de derecho público para realizar actividades lucrativas, abusando de la Ley de Culto)

2 pensamientos en “La Credencial para pastores ofrecida por el Gobierno transgrede la Ley de Libertad de Culto en Chile.

  1. Me gustaria sacarme las credenciales de pastor ya que es mi vocacion lo que realmente quiero y se que tengo la capacidad espiritual suficiente
    He sido una mujer muy menospreciada a lo largo de mi camino como cristiana evangelica
    pero eso no quiero que sea un inpedimento para realizar lo que mi vida entera desea por complet ( vivir para Dios)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s