¿IMPUNIDAD DISFRAZADA DE INDULTO?

Hoy la iglesia romana en Chile dio a conocer su propuesta del llamado “INDULTO BICENTENARIO”, y en el se expresa la remisión de delitos y crímenes que DEBIERAN ser PERDONADOS por la ley temporal. El Indulto es un privilegio legal otorgado al Presidente de la República, reconocido por tratados internacionales y la propia legislación nacional.

Indulto no es sino el Perdon de una pena o el cambio por una menos rigorosa por razones principalmente humanitarias. A simple vista parece que esta facultad no fuera sino expresión de la caridad cristiana o misericordia divina. Sabemos que la pena por causa del pecado es la muerte, pero en Jesucristo experimentamos un especial indulto divino, pues hemos pasado de ir directo a una eterna muerte, a una eterna vida. Y es un regalo maravilloso.

Pero no podemos ignorar que aunque seamos perdonados por Dios de nuestros pecados, las consecuencias de ellos se mantienen en muchas ocasiones, y se espera en la Gracia para lograr superarlos. Porque el que miente, aunque sea perdonado por su mentira, no recuperará con tanta facilidad la confianza de los demás, él mintió y todos le dan por tal, y necesitará restituir con actitudes que demuestren veracidad, lo cual puede llevarle toda una vida. Dios sabe de consecuencias.

El que mata, conforme a la Ley antiguo-testamentaria, debe morir, “ojo por ojo diente por diente”, algunas legislaciones establecieron la pena de muerta por ello, hoy muy pocas quedan, nuestro país proscribió la pena capital, y con ello termina el “homicidio legalizado”, respecto del cual muchos pedían INDULTO.

No quiero extenderme a aspectos políticos y legislativos del asunto, pero me molesta que se utilice esta expresión controversial apoyándose en que es BIBLICO Y CRISTIANO indultar, porque el indulto moderno, ese que vemos mencionado en la televisión no es ni bíblico (a menos que existan ciudades de refugio como en tiempos antiguos y se establezca el JUBILEO POR LEY) ni cristiano, porque establecer penas es parte de la disciplina que produce fruto apacible, Dios disciplina a la humanidad por medio de leyes consecuentes, y usa la fe cristiana como la que impulsa a los creyentes a respetarla y  que ore  por la dictación de normas conforme a los principios más Altos.

Me molesta la incoherencia de la argumentaciones historicas sobre los derechos humanos de ciertos grupos, que en un momento pretendieron defender a las víctimas, hoy las impulsan a un “perdonazo” legal, a un populismo religioso. Ya no hay pena capital por la que pedir indulto, se han establecido penas de presidio perpetuo, y muchos las cumplen en “cárceles particulares”, están respondiendo a la sociedad respecto a sus crímenes contra nuestros compatriotas, terrorismo de estado disfrazado en decretos leyes. La iglesia enseña el perdón, ese que importa una sanidad del alma y de las relaciones, pero no podemos desconocer que si robaste a tu hermano DEBES RESTITUIRLE, él no te lo exige, pero tu conciencia “cristiana”, tu sentido común sí, la moral trasciende los valores escritos, y se presentan como sustento de lo Debido y Querido por Dios. Entonces quien agravia, DEBE RESTITUIR, es parte de ese proceso interno de las personas que les permite dar vuelta la hoja.

Entonces, quien cometió crímenes de lesa humanidad debe partir por lo más importante, restituir con el arrepentimiento a los familiares que tuvieron parientes acribillados por comandos o gente encubierta en el trabajo, Sí, pedir perdón aún si obedecieron ordenes superiores en medio de la corrupción de facto que se produjo en el pasado. Es el primer paso, luego los familiares deciden perdonar, solo si quieren, bueno, tienen sentido de lo cristiano, por ende ese proceso los llevará a decir “te perdono por haber matado a mi papá”. Pero quedan las consecuencias, la ley se activa con sus presupuestos, y dice tal pena para tal crimen, supone ser el medio de restituir por algo que no se volverá a tener: un hermano o padre compartiendo en la mesa.

Razones humanitarias para condonar penas hay miles, entonces que se aplique derechamente  el INDULTO PRESIDENCIAL, para los recluidos en cárceles sobrepobladas, en donde las condiciones son infrahumanas, que los delincuentes más antiguos salgan libre para que los nuevos tengan “cierta calidad de vida”, así no abarrotan dichos establecimientos. No, no puede ser así, y tampoco debiera ser así.

PERDONAR es humano también, y se nos enseña con vehemencia entre los creyentes, sin embargo, el verdadero arrepentido no se queda sentado en una silla agradeciendo por haber sido indultado, hará algo al respecto, su conciencia se lo exigirá, y si no puede, entonces que siga restituyendo desde una silla, pero cumpliendo su condena frente a la ley humana como divina.

Un pensamiento en “¿IMPUNIDAD DISFRAZADA DE INDULTO?

  1. Pingback: ¿IMPUNIDAD DISFRAZADA DE INDULTO? | Blogs Cristianos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s