¿Es antibíblico ser artista?

Al entrar a Facebook, me llamo la atención el estado de uno de mis contactos: “Dios busca ministros, no artistas. El ministro hace las cosas para la Gloria de El mientras el artista hace las cosas para su propia gloria”. Y no niego que toco alguna de mis fibras personales respecto a esto, pues yo me considero en cierta medida un artista, hago arte, creo poemas y coreografías de danzas, suelo cantar y componer canciones y tocar instrumentos musicales. Desde la perspectiva de mi contacto no soy artista, sino ministro, más llanamente “un ministro del arte“. ¿Pero puedo ser ministro sin hacer arte? Creo que No, aunque no faltará aquel ministro que solo vive de buenas intenciones, creyendo que la técnica del canto no es necesario para dar una canción a Dios, o que la técnica de la danza no es indispensable para dar un salto jubiloso. Yo creo que no es así como funcionan las cosas dentro de la expresión devocional personal y comunitaria, no en vano se tilda de desordenadas a las congregaciones, y las risas típicas del mundo cuando se oye un coro disarmónico saliendo por los parlantes de un templo. Basta mirar la arquitectura de los templos, algunos mostrando cierta austeridad y otros no son sino galpones o teatros en prestamo o arriendo ¿a caso Dios es indiferente a las Artes?  Un Ministro sirve, el artista crea, un artista que ministra o un ministro artista crea arte para servir.

Según este contacto: “El NT es claro, solo hay ministros y servidores, no artistas. La persona que sirve a Dios en el altar, sea en danza, en teatro o como sea ES UN MINISTRO DE ARTES, o yo lo llamaria un Profeta, por que esta proclamando la verdad de Cristo en las artes y tenemos un ejemplo en el caso de Maria, la hna de Moises, que entono un cantico.” pero yo me pregunto entonces ¿que de aquel que no es profeta o de aquel que siendo creyente ha hecho del baile su oficio, bailan en la televisión, o de los actores de teatro cristiano que hacen teatro en otras tablas que no son precisamente las del púlpito de la  iglesia? ¿no son ministros solo porque no hacen arte dentro de la iglesia? Es que sigue siendo antojadizo comenzar a clasificar a los ministerios, porque entonces comenzarían las exclusiones. Es que ser artista o artesanos es una esencia  puesta por el Soplo de Dios, somos su imagen y semejanza, por tanto herederos de su naturaleza creativa y artística.

Decir que no somos artistas es negar la naturaleza artística de Dios, y negamos así, su esencia de Artista de los cielos y de la tierra. Es satanizar algo maravilloso puro que fluye por la eternidad de las emociones de Dios hacia el hombre, y de las emociones del hombre hacia Dios.

Un argumento muy usado es que hay ciertas palabras que deben ser “censuradas” de nuestro vocabulario por que no son expresiones bíblicas.  En cierto taller de artes y posterior festival de danza, exponía sobre el carácter festivo que debieran tener nuestras reuniones, y que debiera ser un verdadero “carnaval” desde el templo hacia las calles.  Luego de la exposición una seminarista se acerca y me precisa que no debí usar la expresión “carnaval”: “¿Sabe ud. que significa Carnaval?”, yo sabiendo a lo que iba respondi con el significado etimológico “Carne a Baal” (también significa “despojarse de la carne”, acuñado en la Edad Media) , pero que el sentido de la expresión es de hacer fiesta en corros, procesiones y danzas, y si el español es rico en vocabulario, no debiera preocuparnos atribuir dicha palabra para la forma de hacer celebración, precisamente porque debemos ser personas que usan bien el lenguaje: “Es que hermano, acá habemos personas de seminario, y nos enseñaron que no debemos decir esas palabras porque no son bíblicas”, le repliqué: “entonces no debieramos decir “festival” porque etimológicamente es “Fiesta a baal”ella entonces: “pues sí se puede usar esa palabra, porque la Biblia dice que “hay fiesta en los cielos”. ¿Los angeles hacen festivales entonces?. Decidí terminar la conversación, le agradecí la acotación, pero quedé con esa sensación de malestar al tener que oir comentarios tan trasnochados que nos incitan sutilmente a un legalismo innecesario. Carnaval no se usa, festival sí, y me río para mis adentros.

Entonces, la expresión según cierta ala de creyentes es “antibíblica”, y su argumento fundado en que “un artista se da la gloria a sí mismo”. Además de ser una argumentación un tanto ilógica, no es de la sustancia que un artista se “autoglorifique”. En el medioevo, muchos pintores de motivos religiosos no colocaban sus firmas ni nombres, precisamente porque para ellos el mensaje de su arte era más poderoso que el autor del mismo, un reconocimiento de que Dios plasmaba figuras y colores en un lienzo por medio de ellos. El mismo J. Sebastian Bach respecto de la música dijo “El único propósito y razón final de toda la música debería ser la gloria de Dios y el alivio del espíritu“, y cuán acertado es ello, pero Bach no era pastor ni profeta, no era un líder dentro de su iglesia, era un artista, y virtuosísimo creyente en Dios con una experiencia genuina, y sin abusar de su fama, reconoció siempre en sus partituras que la gloria de su Arte le pertenece a Dios.

La Biblia es una obra de arte, hecha por el Creador, el más Fabuloso de los Artistas, inspiró a poetas, historiadores, y gente de la música para elaborar una enciclopedia espiritual maravillosa, ¿ no es acaso la misma creación una verdadera obra de arte, los glaciales milenarios, las extensiones desérticas y las potencias del cielo?

Podríamos usar una concordancia y empezar a desentrañar si en verdad la expresión “artista” es o no bíblica, y aquellos que la niegan se llevarían sorpresas al notar que sí los hay, artistas que sirvieron en un ministerio como el del Tabernáculo, y otros desde la realeza, artistas que solo tocaban el pandero, y otros que tocaban instrumentos musicales.  Podríamos hacer una lista inmensa de artistas en la Biblia, pero no obstante esto, se lograría cambiar el pensamiento algo trasnochado de pretender que ser ministros es la mejor distinción. El estado del contacto era “Dios no busca artistas sino ministros” pero yo le digo que esta totalmente errado “Dios no busca artistas ni ministros, Él busca adoradores que le adoren en espíritu y verdad, seas artistas, seas ministro, seas lo que seas“. Porque ser ministro no significa que adores, el ministro  suele estar afanado haciendo cosas, el que adora se queda a los pies de Jesús y le sigue. El artista suele estar creando, el adorador crear canticos nuevos para que sean escuchados por Dios. Un artista que pone su arte a disposición del Señor, será un ministro, y por consiguiente, un adorador excelente.

¡Entonces ya no es un asunto de artistas o ministros, sino que de gente que sepa amar a Dios con todo!

¿Entonces con cual expresión me quedo? Claro que somos ministros hechos tales por la Sangre de Jesucristo, pero gozamos de una naturaleza que nos permite desarrollar los talentos puestos, creo que todo ser humano tiene una medida de arte para hacer las cosas, y por tanto somos esencialmente artistas, creamos cada día obras de arte con el lenguaje, combinamos los colores y diseñor para vestirnos,  hacemos arte para recrear a los demás, para hacerlos participar de nuestras emociones, hacerlos copartícipes de una vivencia que se congelo en un lienzo de pintura o en una escultura, y además somos ministros por la Gracia, para hacer del arte una herramienta maravillosa para expresar las emociones de Dios en nosotros, y para darle un enfoque sobrenatural al servicio que damos al Dios y a la humanidad.

Hasta pronto, el tema no se termina.

8 pensamientos en “¿Es antibíblico ser artista?

  1. me parece muy bien tu comentario, creeme que en este tiempo hemos caido en legalismos, sin objeto, sin preparacion, decimos las cosas porque oimos, pero la verdad hay veces que ni investigamos si lo que nos enseñaron sea realmente verdadero, y eso hace que nos cerremos, en los pensamientos del ministro, cuando el ministro, nos enseña cosas, que ni al caso con la voluntad de Dios, a mi parecer Dios cuando vino al mundo, encontro a gente que lo amaba de dientes para fuera, habia mucho religioso, pero tanto era el corazon tan duro que esas mismas personas que decian amar a Dios lo cruzificaron, si no ponemos a pensar entramos en tanto legalismo que hasta llegamos a ser piedra de tropiezo a los que estan perdidos, porque guardamos dias,nos abstenemos de cosas, o nos vestimos de alguna manera, pero lo que es la fe, la misericordia, el amor, es lo unico que no hacemos, es lo unico que no guardamos para con nosotros mismo, por eso decia pablo no es por obras para que nadie se glorie, porque por esfuerzo propio nadie se salva si no por la misericordia de Dios, eso es mas que suficiente, por eso decia Jesus, bastate en mi gracia que mi poder se perfecciona en la debilidad, asi que para todas aquelas personas que piensan estar firmes mirn que no caigan, porque hay veces que nos mantenemos como los fariseos, limpios de apariencia pero por dentro sepulcros blanqueados, acuerdense que si sus justicias son como las de ellos no veran la gloria de Dios.

    • Pero estimado, los artistas siguen presentes hoy, el problema es el sesgo tan negativo que se les acuña, así como se dice de los apóstoles y profetas que se acabaron con la formación del canon bíblico.

      Es un tema de conceptos, si no se tiene claro, entonces la discusión tomará otros ribetes,
      decir que “a los artistas los dejo para pintar la iglesia”, ya me parece denigrar un oficio.

      Yo soy artista no solo de hobby, es mi oficio y lo enseño, ¿eso me hace del viejo pacto según lo dicho por ud?
      Escribo poemas sobre la vida, sobre los ancianos sobre el amor. Si eso no es arte, que es según ud?
      He elaborado coreografías con y sin motivos cristianos, ¿eso me hace una persona menos ungida?

      Claro es que hay varios que han dicho “en la iglesia queremos adoradores, no artistas” Lo siento, pero si se va a presentar una adoración al Dios vivo, deberá hacerse con excelencia, y el artista sabe lo que significa, o al menos aspira. La iglesia tambien necesita de artistas, GENTE QUE HAGA ARTE, no gente que se luzca, esos son los vanidosos, porque incluso gente que no es artista se vanagloria en su “espiritualidad”, basta mirar a quienes ostentan dones místicos y proféticos, alardean de sus profecías y revelaciones, haciéndose más espirituales que otros, a todos ellos les hace falta un aguijón en la carne como a Pablo, tanto al artísta que presume de sí mismo y no da la gloria al Artista de los Cielos, como al “espiritual” que se ufana de sus éxtasis.

      Slds.

  2. Hay un maravilloso pasaje en el Nuevo Testamento, que recalca la naturaleza artística de Dios, y dice de nosotros que somo “Hechura suya…” (Efesios 2:10) el original griego de “hechura” es poiema, que en sus acepciones está: obra de artesano, obra maestra, poema.

  3. Hola! Roberto. Me da gusto encontrarme blog´s tan sanos y profesionales como este… me encanta tus notas y las escribes con una alta calidad ortográfica.

    Ahora bien, tan bien me encanta la ideología… por Dios!
    DTB.

    P.D.: Oye, ¿puedo puedo publicar algunas de tus notas? Claro, yo siempre te daré los créditos.

    • Oh, muchas gracias por tu post!
      Aun yerro al expresar ciertas ideas, pero de las equivocaciones y la correción aprendo sabiduría!
      Claro, siéntete a gusto de usar el material que se encuentra acá, pondré un enlace a tu blog para estar revisándolo también!
      Que tengas un buen día!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s