La Revelación de la irracionalidad.

Para quienes creemos en Dios, o para el agnostico que cree en un “Ser Superior” existirá per seculum la discusión de si la razón es primero que la fe, o si la razón de la fe es ser irracional. Se ha condimentado el debate entre los que creen que la razón es la sustancia de lo que se cree, porque primero “se entra en razón” de lo que es o no es, mirando con un intenso prejuicio al que hace de la fe la sustancia de lo que se cree es o no es-  “débiles mentales o mediocres del intelecto”- luego aparece la masonería como la aparente muestra de cordura entre la razón sobre la fe, la iluminación del conocimiento por sobre la iluminación del espíritu.

Porque hablar de fe propiamente nace en quién se le “reveló” lo que ella significa, claro, hablamos de los “iluminados” cómo si fueran orates embuidos en sus experiencias chamánicas, pero también los hay en el ámbito de la razón y desarrollan la teoría de la relatividad o las leyes fundamentales de la física, y se sienten tan seguros de que todo ha sido producto de la razón iluminada por la razón ¿Pero acaso la hipótesis no es sino la demostración de una medida de fe en las cosas naturales?.  Newton experimentó la “revelación” de la electricidad gracias a ese cordel y la llave en la cometa, y un “iluminado” a comprobado matemáticamente que existen los hoyos negros, otros “iluminados” han logrado sistematizar el pensamiento filosófico, y descansan y apoyan su “fe” en lo que les provoca más seguridad, por lo tangible y accesible, su propio entendimiento.

Entonces,  en todo orden de cosas hay una “revelación” de algo que no se ve, y que producto de las circunstancias, causas, efectos, acasos, etc., se descubre que lo que se cree al menos en la hipótesis, logra ser cierto. Pues incluso la razón necesita de una revelación para lograr su aparente cordura respecto de aquello que se cree o quiere cómo correcto. Se nos reveló que existe la Luna, y el hombre reacciona a diario intentando hacer de ella una plataforma espacial, porque las matemáticas son una ciencia exacta, y las leyes de la física nos permite adelatar efectos, con tal seguridad construye sus transbordadores que les permite experimentar de la siguiente revelación, la del suelo lunar, palpable.

Gran parte de los racionales y algunos de “los de la fe”  dentro de la misma iglesia, debieran hacer un mea culpa sobre la forma cómo han atacado o defendido  la  razón de la fe, la  locura de las cosas espirituales, porque el racional desmerece al que camina con los ojos cerrados y lo encierra en el prejuicio de la ignorancia o de la mente manipulable, y el “espiritual” apunta al racional como un condenado a vivir en el inconformismo, propio de aquel que filosofa sin encontrar respuestas, además de llamarles inmisericordes: “Los que viven según la carne“;  que sea uno u otro, ambos necesitan de una “revelación” que trasciende las conexiones neuronales con sus sinapsis, porque algunos de “los de la fe” suelen escudarse en esa “fe ciega” que les enseñaron sus predecesores, y actúan o por miedo a un juicio predicado o por los arrebatos “místicos” de una noche jubilosa,  lejos de la cordura divina, porque Dios sí tiene una medida del orden y la decencia, no es esquizofrenico ni un dios de chamanes protestantes, pero no cabe duda que su medida de entendimiento es tan inexplicable como los hoyos negros o la sincronía interplanetaria. Entonces si el racional intentara argumentar lo irracional de la revelación divina, no haría sino fluir en el círculo vicioso de las divagaciones, no tan lejanas a las de un poeta o filósofo drogado con marihuana.

Sea la razón o la fe ciega las que gobiernan las motivaciones de los hombres, seguirá la opresión de la soberbia intentando imponerse sobre los creyentes, entonces será necesario que se manifieste, en las profundidades del entendimiento, la revelación de la irracionalidad, sea para descauterizar la mente de los que se apoyan en su propia prudencia, sea para que la fe ciega le de el paso a la  fe que permite caminar por la vida como viendo al Invisible.

2 pensamientos en “La Revelación de la irracionalidad.

  1. Fe es creer sin pruebas, mientras que la razón es perseguir la verdad por medio del conocimiento empírico. La razón pide razónes. La fe pide creencias. La fe es un pecado imperdonable, el bastón que muchos hombres y mujeres necesitan para sobrellevar la vida que les ha tocado vivir. Un respuesta ingenua a los conflictos humanos.

    Un cordial saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s