La siniestra rueda de la vida.

Hace tiempo que oí, y no solo una vez, de que los creyentes vivimos en ciclos, pasamos tiempos en el “desierto espiritual”, luego en los “valles de la provisión”, luego hacia las “cumbres celestiales” y después de nuevo hacia el desierto, y que era normal que fueramos a este último lugar para que “nuestra fe” sea probada, que no siempre se estará en las “cumbres celestiales” porque tenemos una misión que cumplir en los “valles”, sin embargo aludiendo muchos a su condición espiritual “deciden” que es mejor ir al desierto, y quedarse ahí hasta “cuando se sientan preparados” para seguir esta ruta “cíclica de la vida”.

La “rueda de la vida”

Varios años han pasado desde mi primer día de Universidad, y creo que sólo un verano pude tener vacaciones decentes;  varios años debiendo estudiar para mis exámenes de repechaje que debía rendir en marzo debido a las reprobaciones de diciembre, me agobiaba a ratos la frustración y de pronto me veía envuelto en este “ciclo de la vida” de pasar horas de calor estudiando en mi casa, volver al puerto, rendir los exámenes en marzo, pasar los que se pudieran, descansar una semana, volver a clases, llegar a los exámenes de diciembre, reprobarlos, pasar horas de calor estudiando en mi casa, volver al puerto, rendir los exámenes en marzo, pasar los que pudiera, descansar, volver a clases….. Si no es que mi vida dependiera de los exámenes, pero de pronto aquello que era prioritario se transformo en una “obsesiva frustración” y el resto de las cosas eran arrastradas a este “círculo concéntrico” de las circunstancias.

Cuando decidimos entrar en este “círculo de la vida”, generalmente por la imprudencia de nuestras decisiones, la vida espiritual se seca , pues ya hay un prejuicio subconsciente de que en algun momento deberemos pasar por “el desierto”, el alma cual fuente de aguas se enturbia y espera mediocre que alguien limpie sus profundidades. La monotonía del creyente, alimentada por el doble ánimo y la soberbia, ha logrado posicionarnos en una “rueda de chicago” hecha de carne, hueso y ajenjo, entonces reaccionamos y nos damos cuenta que no es justo vivir creyendo que la vida nos hace sus jugarretas medias siniestras, mientras a los malos les pasan cosas buenas y a los buenos cosas malas, y nos preguntamos en cuál “rueda de la vida” estamos. Y claro que no es justo que vayamos al desierto para pasar largas temporadas creyéndo que ha sido Dios que nos ha llevado allá, no sabemos si lo habrá hecho más veces por la misma cantidad de tiempo, Jesucristo fue al desierto por 40 días una sola vez y fue suficiente para empezar a plasmar en la tierra el maravilloso misterio de la vida eterna, nació, vivió, murió, resucitó y ahora está experiementando de una eternidad sin trayectorias conocidas, no hay ciclos ni tiempos lineales. Decidió romper los ciclos normales y hoy su historia trasciende la historia.

Decidí romper mis ciclos, y entonces logre terminar las cosas inconclusas y empezar nuevos desafíos, porque así como se secan las plantas, las que nacen después nunca son iguales a sus antecesoras. Aprendí a sacarle sonidos a la viola, decidí, no por mero capricho,   rodearme  y convivir  con aquellos que mantienen la nobleza a costa de la risa facil de aquel que suele hablar mal de otros,  debatir prudentemente sólo cuando lo perciba necesario, terminé la universidad y ahora por acabar un proceso de preparación artística con mis alumnos de Abodah.  Romper ciclos me significa un costo, y creo que vale la pena pagarlo  cuando se trata de comenzar el día siguiente con una nueva sonrisa y con la esperanza de ver que todas las cosas viejas han pasado, todas son hechas nuevas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s