Una cuestión de Géneros.

Se juntaban los principales líderes religioso-políticos en Constantinopla, apasionados por el debate discutían cual era el sexo de los ángeles, así pasaron varios días sin percatarse que los turcos estaban apunto de invadir la ciudad; enterados del inminente ataque decidieron no preparar una estrategia de guerra sin antes determinar si las huestes de Dios eran de género masculino o femenino, el desenlace: la invasión del imperio de Bizancio. Entonces, cuando surgen discusiones infructuosas suele decirse que son discusiones bizantinas, pues no conducen a ninguna parte, alejándo a quienes debaten de tratar asunto más importantes. Hoy se repite la misma historia, claro que sin turcos.

Muchos gozan con discutir este tema ¿Es lícito que la mujer sea pastora? Y por supuesto se hace sabroso el foro con aquellos detractores continuadores del tradicionalismo machista que por siglos ha hecho raíces en el sistema religioso “cristiano”, pero es una cuestión que va más alla de géneros, es un tema de justicia natural, pues al final siempre se le culpa a la mujer de los fracasos de la humanidad y de que su naturaleza sea mancillada de vanidad y pecados sensuales. Ella entonces sería culpable de que el Hombre peque de conscupicencia, por eso es siempre reprochable que ella “use perfumes, tacos altos, dientes postizos…” igualando dichos artilugios de “seducción” a la hechicería(año 1700 y tantos por el Parlamento Inglés).

Dos mujeres juntas se hacen más culpable que una sola, y si algún adorno quisieran llevar que consideren que ese será  el silencio y la modestia.

Entonces, la sanción por transgredir las normas del macho alpha  sobre la fauna humana consiste en golpearlas, hacerlo por hablar en público o por no saber preparar bien una cazuela. Es que ya resulta ser una pérdida económica ser mujer, entonces será “lícito” que reciban un sueldo más bajo que el del hombre o que se le atribuyan las culpas políticas de un país.

Al final, dicen los “machos”, quienes peor conducen  automóviles son las mujeres, y no tienen pudor de “sacarle la madre” cuando van más lento que un hombre. Pero en el fondo ellas son buenas personas mientras se dediquen a obras de caridad: planchar ropa, despertar al marido para que se levante a trabajar y llevarle el amén cuando éste quiere comprarse un equipo de sonido última generación, mientras ella no tiene la posibilidad de comprarse una blusa nueva (la que tiene es de la época de su casamiento) o una crema para sus manos ásperas por lavar tanta ropa o sacudir los muebles.

La mujer será santa mientras no diga nada en la iglesia y se mantenga bajo una sujeción impositiva al marido, es que los hombres serán víctimas de la vergûenza si una mujer predica mejor que ellos, o que administra mejor las ofrendas o diezmos. Una mujer será más útil enseñandole a los niños o a los ancianos. Es que constituir pastoras implicaría no solo transgredir las “leyes bíblicas del macho alpha”, además prepararía el ambiente para que el mismo anticristo apareciere en medio de la iglesia.

¿De que sexo serán los angeles?

4 pensamientos en “Una cuestión de Géneros.

  1. Yo estuve en ese error, he disminuido mis participaciones en ese tipo de discusiones.

    Ahorita mismo ha una guerra civil en la Iglesia, hermanos contra hermanos, el campo de batalla es el internet, recomiendo la lectura del libro “La Busqueda Final” de Rick Joyner, esta en español en linea en varios lugares.

    Saludos.

  2. en cuestion de genero hay mucho por hacer es importante que la comunidad revise el tema sobre todo en materia de homosexuales, y lesbianas que son nuestros hermanos y el señor no los quiere perder ,ellos tiene sed de palabra y no deben ser alejados se vienen grandes cambios ya las noticias de lo que pasa en america es grande

  3. Soy una mujer, con mi esposo hemos servido por años a nuestro Dios, y he visto cosas terribles en algunas iglesias donde la mujer no tiene ni voz ni voto, y ésto acarrea problemas mu fuertes en la iglesia, pues buscan que el exterior muestre un “cristianismo”, pero no cuidan lo que hay dentro del corazón, y ésto contamina al hombre.
    La biblia nos recomienda:
    para que mandases a algunos que no enseñen diferente doctrina, 4ni presten atención a fábulas y genealogías interminables, que acarrean disputas más bien que edificación de Dios que es por fe, así te encargo ahora. 5Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida, 6de las cuales cosas desviándose algunos, se apartaron a vana palabrería,
    1 Timoteo 1.3-7.
    14Recuérdales esto, exhortándoles delante del Señor a que no contiendan sobre palabras, lo cual para nada aprovecha, sino que es para perdición de los oyentes. 15Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad. 16Mas evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad. 17Y su palabra carcomerá como gangrena; de los cuales son Himeneo y Fileto, 18que se desviaron de la verdad, diciendo que la resurrección ya se efectuó, y trastornan la fe de algunos. 19Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo.
    2 Timoteo 2.14-19
    27porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. 28Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. 29Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa.
    Gálatas 3.27-29

    Diospuso al hombre como cabeza de la mujer para tomar deciciones, pero puso a la mujer como ayuda idonea para apoyo y ayuda del varón, Dios unió al hombre y a la mujer para que trabajen juntos como un equipo para el reino de Dios,

    9Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. 10Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante. 11También si dos durmieren juntos, se calentarán mutuamente; mas ¿cómo se calentará uno solo? 12Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto.
    Eclesiastés 4.9-12

    Cristo nos envía de dos en dos a predicar el reino de Dios

    Que la gracia de Dios Padre y la paz de nuestro SEñor Jesucristo esté con todos ustedes. amen.

  4. Pingback: El Ministerio Pastoral de la Mujer en la Iglesia Primitiva « Profetas Vivientes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s