Pintemos una Marina…

cielo-y-mar.jpg

(foto sacada de Cultura Solidaria)

Cuando todas los cosas fueron hechas trato de imaginar y visualizar los momentos precisos en que Dios se dispone a plasmar el modelo de la Creación, Dios Padre creando los material, el Espiritu Santo ordenándolos y a Jesucristo tomándolos con esas ansias de artista de ver en cada cosa los pigmentos precisos de su amor. La Trinidad completa sentada en una mesa planificando, haciendo los planos, calculando las distancias, diseñando una receta multicolor para añadir en cada cosa

Empezar de cero, solo Dios y la Eternidad, al rato quizas los ángeles mirando espectantes el movimiento extrauniversal, las columnas del espacio siendo puestas, el estruendo de la masa estelar estallando como estalla un globo lleno pintura siendo lanzado sobre un lienzo blanco al puro estilo de arte abstracto. El desafío: hacer de cada cosa un objeto único e irrepetible.

Un día me transporté hacia aquella mesa de organización, así como se transportan los poetas, o los que intentan escribir poesía, me escondí tras un ángel, pero sabía que EL me veía, y siguiendo con la planificación de las maravillas les oí decir ese día: Pintemos una Marina….

Pintemos una marina

Y pongámosla en el marco mejor,

Usemos la lengua

Revolvamos el pensamiento,

Rayemos con gracia

una danza apacible

ataviados de oro y plata.

 

Primero, rehusemos el negro,

Solo para dejarlo descansar, no es mero capricho,

Atrevámonos con una puesta azulina

Llena de espigas de arroz y maíz

Y hagamos de la paleta una cascada de sal,

Partitura para las luciérnagas

Que sigue el paso del

Pincel divagante.

 

¿Marejadas de algas?

mucho verde para mi gusto,

Mejor pintemos determinantes

Usando la arena enjugada de piel

Y la brisa familiar de peces,

Con trazos seguros

Cual lienzo de espumas nerudiana (es que Dios ya sabía de Neruda)

 

No hay mariposas,

Pero podríamos agregarlas en el terciopelo del cielo,

Porque no hay orilla que nos lo prohíban,

Ni miradas contemplativas que nos castiguen,

Debiera bastarnos solo el solfeo cristalino

Del rugido estelar que nos acompaña

Para seguir discurriendo la tinta

Sobre la tela de luna.

 

Hagamos un silencio,

Tu mezclas el rubí con la amatista

Y yo fundo el sol de cobre con el bronce crepúsculo,

Aplicaremos cuando nos reincorporemos

La técnica mixta enseñada por las estrellas.

 

Ahora es posible prender

Un canto mas fuerte, un cielo con solfeos,

Nubes marciales,

Y un poco de misericordia con el linaje del mar,

Haremos que vuelen con solano encanto

Dos enamorados embarazados de fruta y especias.

 

Musicalmente haremos del falsete

una armonía de focas,

Dispersaremos con alegría:

Arreboles, caracoles de papel, dunas de azúcar

Y un poco de nosotros, cerca de otro sol.

 

Con una abrupta expresión de la estética,

Dibujaremos el polen de las redes y

Lo acompañaremos con el eco de las costas

Sumergiremos un poco la humedad

Sembrando un poco de desierto

Que no acobarde al forastero.

 

Aparentemente, se percibe con sutileza aérea

El anhelo de nuestro dedos por pasar tardes enteras

Forjando dones furtivos

desdibujando costa a costa

Las espinas dormidas del pedazo oceánico,

Entrelazar el ritmo escondido

De una orquesta de botes,

Darle expresión al acompasado remar.

 

Saboriemos juntos en copas invisibles

Esa camanchaca que dilata con humectante candor

los amaneceres cotidianos del aprecio viviente.

Con aguas atómicas daremos la poderosa fuerza curativa

para seguir derritiendo sin desaparecer

los colores incrustados en los cuerpos del hombre

Y dejaremos esparcidas nuestras caricias

En la extensión de un cielo hecho mar profundo.

 

La realidad está atrapada entre llaves y semifusas,

Una marina nos ha dado la vocación paternal,

Gocemos entonces con nuestro retoño

Démosle la leche que haga brillar esos rasgos de tu mirada – a Jesús-

Y los que revolucionan a las adolescentes esculturas

Que mañana , con el dolor de nuestros pinceles

la dejaremos en el mejor muro

Hecha coraje,

vivir independiente.

(Roberto Salgado C.)

6 pensamientos en “Pintemos una Marina…

  1. Maravilloooooso!!!!
    Parecía como si yo también hubiese estado escondida tras un àngel y hubiera visto y escuchado a la Trinidad esa conversación exquisita,sensible, artística, el deleite de Dios expresado en el arte, moviéndose de un lado a otro, sonriendo; similar situación vivió Isaías cuando vio el trono de Dios y le oyó decir “¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros?”. Este poema me lleva a deleitarme en el Señor, gozarme en su creación.

  2. Encontr muy Magico todo,la descripcion del evento sugeridad en algun instante de su vida.A veces como decian por ahi ……la esencial es invicible a los ojos” Creo que esta frase del Principito tiene una fuerza increible y nos hace ver la Fuerza de la Creacion.Debe habersido hermoso aquel dia que se inspiro para escribir este poema.

    Saludos Cordiales

  3. Solo una persona que conoce muy bien a su amado es capaz de inspirarse de tal modo por él para escribir algo así…

    Gracias por estar tan atento a la voz del amado, gracias por redimir las artes, gracias por los momentos de intimidad que tienes con el, y gracias por ataviar a la novia…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s