El Abrigo del Poeta

Hace mucho años atrás oí decir que los poetas son la forma más sublime de perfección de un profeta, y no me refiero a esos que entran en trances solamente y se dejan llevar por ese “no sé qué” espiritual, sólo sé que cuando ponemos la mano sobre una hoja, comienza a trazarse un plano, algo nuevo que nunca antes se había escrito, y de pronto, al finalizar la obra, nos vemos en la necesidad de alimentarnos de eso que significó horas, días, incluso meses de elaboración. La idea resulta más profunda cuando se es capaz de mezclar la capacidad creativa, con el arte invisible de las cosas que escapan de la lógica, no es locura ni paranoia, es tomar los ingredientes precisos para desarrollar un despliegue de pensamientos que no rompen las estructuras con martillos ni chuzos, sino que con un sutil encanto que revoluciona las conciencias, les invito a transformarse en artistas vivientes, de modo que transformemos por medio de las artes las conciencia cauterizadas y sometidas al sistema fariseo que intenta invadir las almas de los que anhelan tener el Carácter de Cristo.

“El Agua en cierne fue vertida

los cerrojos fueron abiertos

el poeta colapsó de letras

y su manos como autómatas de la idea

volaron a tocar los cometas.

Estrellas de carmínica y plástica alabanza

se fundieron en un rosal de ángeles de viento

en mensajeros de la hierba ancestral

de la hierba del poeta y de sus cuchillos.

Cuchillos en manos de maniquiés y diademas empotradas en la Luna

cortaron el ojo diluído de la prodigiosa palabra,

volaron los pedazos como serpentina y festival

y los ritos de esa tierra perdida

ocultaron cada trozo en medio de sus sombras.

Ahí, en la tierra de los forasteros estaba su casa

entré al cuarto del fondo y encontré en secreto un gran baúl,

uno de marfil, madera tallada, pulida y encerada,

tembloroso, lentamente y silencioso lo abrí,

encontré un tintero viviente

el tintero se derramó

y escribí en medio de la tinta

el epitafio de este poeta.”

“El Abrigo del Poeta” por Roberto Salgado Jr. Agosto de 1997.

Un pensamiento en “El Abrigo del Poeta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s