MI PRIMER DÍA EN ADULAM

cueva-de-adulam.jpg¿Cuales habrá sido las sensaciones que David Experimentaba cuando huía de aquellos que querían matarle? Huía de sus seres amados, Saul y todo su ejercito eran para él de un respeto inigualable, Atrás habían quedado sus hermanos, las doncellas que cantarón algun vez que había matado a 10.000, atrás quedaron sus ovejas, atrás quedo el santuario, dejó todo, y trato de esconderse de sus problemas en donde muchos con él también huían de sus deudas, fracasados, martirizados por el desprecio y rechazo, viciosos, perdidos.

Estando en Valparaíso, viviendo en ese “paraíso” porteño, me he encontrado muchas veces como este personaje, en mi dormitorio, cuando el sol comienza a iluminar sobre el mar con sus rayos ya anaranjados y el aire marino comienza su danza al atardecer , mi ventana abierta con vista hacia unas callejuelas húmedas, la prostituta de turno deambulando junto a un par de perros, el borracho de turno junto a un poste intentando no ver doble, uno que otro “diler”(gente que vende droga) mirándo de un lado a otro ofreciéndo con sutileza su mercancía. Suciedad, perdición, depresión, fetidez… y por ahí vivía yo… Y de pronto, en medio de una profunda soledad social que desde hace meses se iba prolongando, una sensación de frustración que iba in crecendo, una disconformidad profunda de una existencia tan azarosa, mi alma y mente comenzaron a transportarse hasta ese momento en que David, cansado y fatigado de andar escondiéndose, llega a la cueva donde comenzaría a formarse el hombre que compuso los más maravillos salmos y nos condujo hasta la misma presencia del Creador con ese romanticisimo de un apasionado por Dios. Tomé mi lápiz, aprovechando mis circunstancias anímicas que rayaban entre la locura y angustia, conduje mi alma hasta llegar al Primer Día en Adulam, no es un poema que termine con la esperanza de un nuevo día, no habla de Dios ni de hermanos, sencillamente alude a la primera reacción que muchos de nosotros tenemos, cuando hallamos que todo desaparece a nuestro alrededor, no queremos que nadie nos vea, no deseamos escuchar ninguna palabra, solo gemir, llorar, y esperar que se nos pase. Eso es natural, y la antesala para experimentar la revelación más grande de la Misericordia de quien nos ama con amor eterno.teporochito.jpg

“Tengo la noche encerrada en mi pecho

la ausencia profunda del fatuo silencio,

habito con la nodriza del aullido nocturno

que amamanta mi alma y me cubre de estiércol.

Me llaman abismo cuando hay pena infinita,

escucho mi nombre cuando la ira me grita

tan solo soy polvo de cielo nublado

que ha caído lento entre brazos quemados.

Hago caer el llanto al romperseme una vena,

disipo la luz, apago las esrellas,

denuesto al sol a luchar conmigo

y cuando de humo me dan alimento

despojo de la boca su risa

y del amante su sangre.

Soy la negrura espesa de los condenados

tirano de la maravillosa espectación .

Mi propósito: encadenarte en el hoyo de mis celdas

y despojar poco a poco los tuétanos de tu alma.

Para ti, no más olor a cipreses ni rosas,

ahora solo sus espinas.

Querías agua pura o vino añejo

¡Te mereces vinagre, hiel y hollejo!

¡Me quemas, pena mía! ten misericordia de mí,

¿Por qué me has puesto en la tumba antes de mañana

sin siquiera dejarme un poco tomar algo de leche,

besar a mis padres, ver las fotos de mi infancia?

Si quieres, me visto de negro completamente:

Pero dame tiempo para llorar por mí”……

Roberto Salgado Jr.

“Guardame Dios, por que en ti he confiado…..”

Un pensamiento en “MI PRIMER DÍA EN ADULAM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s